El monje paciente y el oro

Todos tenemos claro nuestra estrategia, comprar y mantener valores grandes, buenos y a poder ser baratos. Muy bien, todos tenemos claro el camino a seguir. Pero de la misma manera que tenemos claro cuál es el camino hacia la independencia financiera, a veces, en el mercado se dan oportunidades que hay personas que quieren aprovechar. Les voy a mostrar una, por si hay alguien que quiere realizarla.
Ya sabéis, que en el pasado fuí trader, y algo ha quedado de aquello, por eso aunque no quiera, a veces en el mercado veo oportunidades para sacar algo de dinero extra. Una cosa es que las vea y otra que lo haga, pero sí que es verdad que muchas ocasiones son operaciones donde la rentabilidad/riesgo es buena.
Bueno, pues indagando en el mercado, he visto una pequeña oportunidad para sacar un dinero extra a todo aquel que quiera separarse un poco de la estrategia que aquí seguimos. No todo el mundo es BUY and HOLD extremo, hay ciertos inversores que quieren especular un poco.
Bien, en el sector de las materias primas hay un activo que brilla por su debilidad, el oro. El oro está preparando un movimiento brusco de caída, que alguien, si quiere puede aprovechar. Os mostraré cómo, y ya son ustedes los que deciden si aprovecharlo o no.
El oro lleva desde hace tiempo desarrollando un movimiento bajista desde los 1900 dólares/onza que marcó en máximos hace tiempo. Ahora mismo, el oro está formando una figura clásica de libro de continuación de tendencia:
Precio del oro en dólares/onza en gráfico diario y logarítmico. Observen cómo la media de 30 semanas va presionando el precio a la baja y cómo el precio marca un triple suelo en aproximadamente 1180 dólares/onza.
Bien, estas figuras son clásicas en el análisis técnico y con una probabilidad del 80% se rompen a la baja y con fuerza. La media de 30 semanas va descendiendo y finalmente, con toda probabilidad la romperá. El objetivo mínimo serían los 1000 dólares/onza.
Teniendo en cuenta este escenario hay herramientas para aprovecharnos de este movimiento, mediante ETF inversos y apalancados del oro. ING por ejemplo, ofrece un producto:
PWRSHS DB GOLD DOUBLE SHORT

Este producto lo que hace es reproducir el doble del movimiento del oro, pero a la inversa, de modo que si el oro baja de precio el ETF sube de precio.

Bien, la herramienta la tenemos, y la estrategia sería comprar el ETF PWRSHS DB GOLD DOUBLE SHORT cuando el oro cotice sobre 1250-1270 dólares/onza. De esta manera buscaríamos un movimiento brusco de ruptura a la baja con objetivo mínimo de 1000 dólares/onza. Si deciden hacerlo, el stop quedaría en cierres superiores a 1350 dólares/onza.

Tengamos todos en cuenta que esta operativa no tiene nada que ver con el BUY and HOLD, es una operativa que busca especular con el oro a la baja. A veces, en el mercado se detectan oportunidades donde se puede sacar un dinero extra. Si lo hacen, tengan en cuenta en que la operación suponga poco % de su cartera, y tengan en cuenta su stop loss.

El monje paciente se centra en su estrategia BUY and HOLD, pero a veces reconoce que el mercado da oportunidades, y ésta es una de ellas.


Un saludo.
El monje.

Coberturas

Hace tan sólo una semana publiqué esto:
Hizo falta tan sólo caer un poquito para que muchos dudaran de esta nuestra estrategia. No puede ocurrir eso porque si ocurre es que no lo tenemos del todo claro. Aquel día os dije que las caídas eran lo normal, y que no todo era subir. Os dije que el Ibex volvería a 10500-10600 por donde pasa la media de 30 semanas y lo más probable era que chocara para inicar un nuevo tramo bajista. Bueno, pues nos quedan un 2% de subida:
Si alguien no se siente a gusto con su cartera va siendo el momento de soltar las acciones que no le provoquen buenas sensaciones. Es ahora el momento, no en los días de pánico. Es más, yo esperaría al choque de la mm30 para apurar más. Otros pueden iniciar coberturas de protección vía ETF inversos o CFD de las mismas acciones que tiene en posición corta.
Al mercado se va con las cosas claras, ni se nos puede ir la cabeza el jueves pasado cuando era el fin del mundo ni cuando lleguemos a los 10500 y parece que nos vayamos al cielo. Mi cartera ha variado en 5 días de mercado casi 5000 euros, pero eso no puede hacer dudar a nadie. Aquí está la prueba.
Yo no pienso hacer nada, ni coberturas, ni rotaciones, ni ventas de nada. Yo tengo muy clara mi estrategia, así que iré con ella hasta el final. Sigo pensando que de aquí a final de año rozaremos esos 10500-10600 de Ibex para caer con fuerza en un segundo impulso en el primer semestre del 2015. Pero eso son imaginaciones de alguien que seguramente esté equivocado, lo asumo y sólo reinvierto dividendos. Hasta que el técnico no me diga que no somos bajistas no invierto dinero nuevo. ¿Quieren ejemplos de por qué hay que hacer caso al técnico?:
Nunca compraré activos bajistas. Cuando dejen de serlo compraré. Nunca compraré en el mínimo, pero no me engancharán en valores muertos.
Un saludo.
El monje.


Reinversión de dividendos

El monje paciente ha utilizado el Script de SANTANDER para aprovechar la oportunidad de reinvertir los dividendos que cobró hace unos días en BME, ZOT y MDF. Los importes eran:
1) BME: 128.61 euros.
2) ZOT: 18.84 euros.
3) MDF: 23.28 euros.
Hacen un total de 170.73 euros. Y como la cotización de SANTANDER ha caído un poco, he aprovechado a comprar 1169 derechos, que sumados a los que me han asignado, hacen un total de 2898 derechos. Como la conversión es 46 derechos X 1 acción pues me darán 63 acciones más:
Las acciones que adquiero mediante la compra de derechos me han salido a 6.76 E/acción. No es ningún chollo, pero tampoco es un precio con unos ratios de locura. Es más o menos el precio del SANTANDER.
Con esta operación seguimos aplicando el interés compuesto, esencial en nuestra estrategia. Ya tengo invertido a día de hoy todos los dividendos pendientes. En breve vendrá el de TELEFÓNICA, donde tengo pensado reinvertir el de ABERTIS si cae por la misma fecha.
Por otro lado, ayer estuve pensando qué compraría si tuviera dinero para hacerlo. Después de estar pensando un buen rato me salieron cuatro empresas a comprar. Por un lado BME y TEF, pero no podría comprar porque desequilibraría mi cartera, y quiero que siga tan bien estructurada por si alguna sale mal.
La que más margen de seguridad me ofrece actualmente es MAPFRE. Es una empresa grande, bien capitalizada, con baja deuda, con crecimientos en el BPA y por ello del dividendo, con un pay out del 50% y que crece. El PER medio de los últimos 3 años me sale por debajo de la media histórica, más cerca del mínimo que del medio. Con un ROE cercano al 10%. Es decir, es una empresa que cumple todos los criterios de compra. Pero hay una sola cosa que falla, es bajista. Es decir, MAPFRE va a ser mi siguiente compra (otra vez), pero cuando el técnico me lo diga. Por fundamentales es compra clara, ofrece unos ratios muy buenos en todos y cada uno de los que he estudiado, pero es bajista. Entonces, lo que va a hacer el monje paciente es esperar a que deje de caer. Cuanto más caiga el valor mejores ratios tendrá aún. Y a medida que vaya pasando el tiempo más dinero estaré ahorrando para comprar más acciones.
Teniendo en cuenta el párrafo anterior, tenemos dos formas de enfrentarnos a esta cuestión. Los que crean en compras temporales que compren cada X meses. Los que como el monje paciente no quieran comprar activos bajistas que esperen a la confirmación de un suelo. Aquí no hay una regla verdadera, que cada uno elija la suya, pero el activo está claro que es bueno, es barato y no entiendo por qué cotiza a estos precios cuando según mis cálculos vale 4 euros mínimo. Yo voy a esperar un poco a ver dónde para y forma un suelo. Corro el riesgo de que se me escape, pero al tener ya unas cuantas miles de MAPFRES en cartera me permito el lujo de poder esperar con tranquilidad. Entiendo que el que no la lleve se lance a comprarla porque a estos precios me parece un chollo. Pero claro, ¿quién sabe si llegará a 2?. ¿O a 1.5?. Nadie lo sabe. Yo prefiero ir ahorrando hasta que llegue el momento.
Lo que más me gusta de la estrategia que se sigue aquí es que siempre es ganadora. Me explico. Si el mercado sube la cartera que ya tiene el monje se revalorizará. Si el mercado baja, la reinversión de los dividendos va comprando empresas devaluadas, y llegará un momento en el que se forme  un suelo y el monje entre fuerte. De cualquier manera el monje siempre sale bien parado. Esta es la forma como la que hay que enfrentarse al mercado, con una estrategia que se mueve con el mercado, no contra el mercado. Si sube bien, si baja, también. Lo que aquí se propone es a muchos años vista, no a 3 ni 5 años.
De cualquiera de las maneras, sigo pensando que la cosa va bien. Ya saben que el objetivo anual es el 7%. Y cuando el Ibex dio ayer un 0% de revalorización en el año, el monje llevaba un 6%. ¿Saben por qué?. Muy simple, por los dividendos. Por lo tanto, la estrategia no va mal.
Siempre hemos dicho que comprar buenas empresas a buenos precios siempre sale bien a largo plazo. Y comprar acciones de TEF, BME, MAP, IBE, a precios actuales es comprar barato. ¿Que baja?. Claro, esto funciona así, pero en el largo plazo, son chollos. Esto no se va a dar muchas veces en la vida, así que aprovechen la situación y miren las caídas como oportunidades, no como algo malo.