El monje observador

29 comentarios en “El monje observador

  1. Buenos días,estoy totalmente de acuerdo contigo.Hay mucha gente que todavía no se han dado cuenta de estas cosas,son gente que se piensan que van a heredar la empresa,y si pudieran te pisarían para subir de galones,¿y al final que ?,pues no son mas que un numero más para el empresario.Un saludo Monje

    Me gusta

  2. Sí, señor. Buenas y sabias palabras que quiera Dios penetren en las mentes de muchos lectores…Si el banco no es tu amigo, la empresa no es tu madre. Cuando a la empresa ya no le seas útil o rentable, te tirará. El único caso que conozco de empleado que saquea la empresa y la hunde, es Juan Luis Cebrián, pero los demás no podemos aspirar a ese puestazo.¡Qué alegría me llevé el otro día en una conversación con mi hijo y mi señora! Decía el chaval que cuando tuviese un sueldo se iría de casa y yo le pregunté si no había aprendido nada de Kiyosaki, de que comprar un piso con la primera nómina era cargarse una cadena, y él me respondió que se refería a ALQUILAR. No está mal, ¿verdad? Bueno, añadí que después de empezar a trabajar los primeros meses siguiese viviendo en casa con nosotros y ahorrando.Aunque supongo que al paso que vamos el trabajo le saldrá en otro país…Pedrolas B

    Me gusta

  3. Estas entradas periódicas del Monje en relación a la filosofía de vida moderna son las que más me gustan.El Monje en el fondo pertenece a otra época, la época del trabajo bien hecho, la del esfuerzo con el fin de salir de podré, de ser alguien en la vida, de ganarse la libertad. Fue una filosofía que se vio en la generación de la postguerra, gente que levanto este país y que básicamente son nuestros padres y en algunos casos abuelos. Ellos fijaron la acumulación de riqueza de su progreso en el inmobiliario, pues era lo que en ese momento había y lo que tradicionalmente había protegido en España la riqueza de la inflación, los gobiernos y sus impuestos además de devaluaciones y guerras. Hoy en día lo que ve el monje es diferente, una sociedad orientada no a la excelencia sino a la generación y satisfacción de necesidades etéreas y cambiantes. La gente quiere tener los productos y los servicios no esenciales por los que la publicidad les bombardea de forma instantánea, de forma que los salarios y el trabajo son el medio para satisfacer ese fin. Nunca es suficiente para lograr la satisfacción y calmar el deseo por lo que no solo gastamos íntegramente lo que ganamos si no que nos endeudamos.Somos unos modernos esclavos, trabajamos por la comida y el techo, casi diría que por lo segundo. Lo mismo que los esclavos en otras épocas. La diferencia es cuando además de satisfacer esas necesidades ahorras y progresas, subes en la pirámide, en ese momento pasas de ser un moderno esclavo a ser un ciudadano, que piensa y decide. El Monje es un ciudadano, que pasó la primera fase en la que la mayoría se queda. Su método es acumular la riqueza de su trabajo son los mercados y la propiedad de las empresas que en ellos cotizan. No es algo nuevo, yo mismo lo practico, pero el lo esta enseñando a otros, lo cual es generoso. Los merados son la más fabulosa herramienta que se nos ha dado en la historia de la sociedad para redistribuir la riqueza. Los mercados nos permiten no estar atados a un país, empresa o sector. No anclar nuestra riqueza en una ciudad. No depender de un líder, o un partido, o una religión.Participar de los beneficios de la estupidez de las masas que trabajan y consumen estúpidamente. Capitalizar el trabajo de un colectivo en nuestro beneficio Tenemos la herramienta de las elites, solo hay que saber utilizarla y perder nuestros miedos. Saludos

    Me gusta

  4. Intenta introducir a tu hijo en la gestión de dinero, haciéndole participe de tus operaciones en bolsa, llevándole al banco, que vea como se las gastan y los inútiles que son los directores de oficina, detalles que mi padre hizo conmigo desde que era un niño. Antes de entrar en la universidad, con 15 años yo ya estaba liado con las bolsas, fui participe de meteduras de pata de mi padre y de sus éxitos . Me ahorro muchas tortas en la vida. Mi lógica vital hubiera sido, por edad, comprar un piso sobrevalorado hace 10 años y arruinarme la vida. Gracias a lo que el me enseño en los 80 y 90 no me paso.

    Me gusta

  5. Buenas Jose:Estoy de acuerdo en todo lo que dices. La esclavitud claro que existe, pero ahora se llama deuda. Qué palabras más sabias has escrito. Resumes a la perfección mi forma de ser y pensar.Sólo puedo aplaudirte.Gracias por el comentario.Un saludo.El monje

    Me gusta

  6. Monje, es curioso, yo también me siento muy identificado con tu forma de pensar. Nadie en mi entorno, salvo mi Padre, la comparte, por lo que hay veces que me siento como en la clandestinidad, este blog es como salir de Matrix a la verdadera realidad, y encontrar personas con la misma visión.Saludos

    Me gusta

  7. Buenas tardes:He eliminado de la entrada lo del curso del fin de semana que viene porque ya se llenó. No podemos ser muchos porque no respondería a todas vuestras preguntas, y lo que quiero es que preguntéis todo lo que queráis.Un saludo.El monje.

    Me gusta

  8. Estaré en uno de esos cursos en cuanto pueda. Hace poco que he conocido tu blog y me está encantando.Yo nunca he sido un derrochón, más bien al contrario, pero el mundo de las finanzas nunca me había atraído, y vivir en este mundo donde todos los estímulos te llevan hacia el camino contrario es complicado. Ahora me identifico cada vez más con una filosofía parecida a la tuya y poco a poco voy poniendo en marcha el plan. Afortunadamente en casa entran dos sueldos y ahora, a pesar de la hipoteca, podemos ahorrar un tercio de los ingresos, para adelantar el pago de esa hipoteca e invertir. A mis 37 años pienso que ojalá hubiera empezado antes, pero nunca es tarde si la dicha es buena. Lo dicho, gracias por tus reflexiones y espero participar en uno de tus cursos pronto.

    Me gusta

  9. Jose ha dejado un muy buen comentario.Me gusta el matiz de que nuestros mayores tenían OTRA educación financiera, en la que la principal inversión o la inversión a salvo de inflación y confiscación era la vivienda, fácil de monetizar y con demanda creciente. Bueno, eso fue hasta los años 60, con la ley de arrendamientos urbanos franquista que creó los alquileres de renta antigua. En los 80, cuando el socialista Boyer modifica los contratos de vivienda y locales de negocios la compra para alquilar vuelve a ser una buena opción.(¡Pensad que sólo en enero pasado se extinguieron los contratos de alquiler de negocios congelados, después de 20 años de prórrogas, pero se mantienen los de viviendas!)Hoy el ladrillo, aparte de su depreciación, es una trampa para los pequeños inversores. Se ha convertido en una de las vacas preferidas del Estado para ordeñar.Pedrolas B

    Me gusta

  10. Gran reflexión, que se debería enseñar en los colegios.Hay mucha gente que se piensa que la empresa es suya, yo hace tiempo que desterré frases como "… en mi empresa…", "…mi trabajo…", etc. Por "pues ahora, donde estoy trabajando…", es un pequeño cambio lingüístico que refleja un cambio de mentalidad.Saludos.

    Me gusta

  11. Coincido 100% con lo expuesto anteriormente.Mi experiencia: Después de trabajar muchos años en una empresa, me despidieron por burofax. (No acudí esa tarde a personal para que me dieran el despido en mano porque estaba ocupado echándoles horas extras gratis)Por otro lado, la vivienda. Me compré casa en el pueblo, pero con los años tuve que acercarme a la ciudad. El caso es que me metí en comprar otra vivienda, soñando ilusamente que vendería la del pueblo y así pagaría en parte la nueva. Actualmente, hipotecón hasta que me jubile, sin saber si tendré trabajo o cómo será pare entonces. Es que no se llevaba eso del alquiler (era tirar el dinero… decian)Y ya de remate. Cuando comento en casa: mira qué bien, nos han pagado un dividendo de Abertis, y además si tuvieramos que vender ahora las acciones ganariamos un dinerillo. Respuesta: qué bien, a ver si nos vamos a Port Aventura de vacaciones….

    Me gusta

  12. Petrolas, cada cosa tiene su momento. Nuestros Padres no tenían los instrumentos de los que ahora nosotros disponemos y vivieron una época con fomento de la propiedad por el gobierno, grandes crecimientos económicos y demográficos, alta inflación, devaluaciones, sueldos crecientes, sin desempleo y todo junto llevo a que los activos inmobiliarios fueran el valor seguro y óptimo de inversión (para mantener, no para alquilar, las leyes del gobierno de Franco eran muy protectoras del inquilino).Si nos vamos más atrás, yo tengo contratos de compraventa de principios de siglo donde mi bisabuelo vendía una tierra a cambio de una cabra. Probablemente una cabra era un bien más preciado, de hecho los animales eran el bien más preciado en la España Rural hasta bien después de la Guerra Civil. Por cierto, esa tierra de la que hablo hoy en día está en uno de los nuevos desarrollos de Madrid, vamos, que me había comprado miles o cientos de miles de cabras.En cuanto al inmobiliario hoy en día, también creo que es una trampa de valor por las razones que expones. Lo veo como una diversificación para patrimonios elevados. Pero el pequeño tiene que mantenerse lejos salvo grandes oportunidades en nuestro entorno geográfico conocido. Y esas grandes oportunidades a mí no me han llegado o no las he sabido buscar, pero supongo que existirán (herencias, gente con problemas). .Saludos

    Me gusta

  13. Pepe, tu situación es la de la mayoría de la población. Hay que tener mucha personalidad y narices para ir contracorriente, y si no dependes solo de ti (esta tu mujer) ya la situación se hace casi imposible. Porque en esto del tema de las hipotecas, aunque resulte impopular decirlo, creo que las mujeres han tenido mucha culpa y los hombres hemos sido unos convidados en muchos casos sin voz ni voto.

    Me gusta

  14. Hola Jose, como se suele decir, se puede decir mas alto pero no mas claro. Esto es lo q tenemos ahora y en un futuro ira a mas, las empresas no quieren gente independiente economicamente, quieren gente hipotecada, con un monton de hijos, con un monton de facturas q pagar y q, por tanto, hagan lo imposible por mantener su trabajo y hacer todo lo q les manden y mas. En el momento en q digas en tu empresa q no necesitas el trabajo para vivir, primero te miran raro, segundo, seguro q te mandan a recursos humanos a recoger el finiquito. Situacion ideal para los q buscamos la IF.Como comentas Jose, la generacion de nuestros padres no conocio otra cosa, hijo, el ladrillo nunca baja me decia el mio; de todas formas yo, desde q tengo uso de razon, ya oia hablar de bolsa a mi padre y a mi tio, q si las Nicas, q si valen 30 duros se decia entonces.Veo ahora a mi padre los dias 10 de Enero, Abril, Julio y Octubre mirando si ha cobrado sus dividendos de Zardoya y diciendo q le pagan la luz y el gas y me digo, la Independencia Financiera se ha inventado ahora ? O sin saberlo, gente de ña generacion de mis padres o abuelos la buscaron.Saludos

    Me gusta

Escribe un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s